La migración vuelve a las sombras bajo la mirada de Biden y López Obrador

,

Tras el parón por la pandemia, los flujos migratorios alcanzan cifras récord, pero dejan de moverse en caravana y vuelven a la clandestinidad ante el acoso político y militar

Migrantes que buscan asilo en Estados Unidos caminan por el río Grande, en la frontera entre México y EE UU, este mes.

Después de un año de pandemia que detuvo el mundo, a lo largo de 2021 las fronteras fueron poco a poco abandonando las restricciones y volvieron a la normalidad. Y de la mano de esta normalidad llegó la otra; la de miles de personas moviéndose por el continente americano con un único objetivo: llegar al norte.

La crisis económica derivada de la pandemia que golpea a América Latina devolvió un fenómeno que resurgió con más fuerza que antes. Aunque la emigración incluye todos los acentos posibles y el incremento de personas en tránsito buscando un futuro mejor se puede ver prácticamente en cualquier punto del continente, de Ecuador a Venezuela pasando por la selva del Darién, Haití, Cuba o Centroamérica, en el caso de México, el año comenzó con una tragedia y termina con otra. El 22 de enero, 16 migrantes murieron baleados y calcinados en Camargo, en Tamaulipas, y el pasado 9 de diciembre en Chiapas, en el sur de México, el accidente de un tráiler en el que viajaban escondidos más de 150 migrantes, se cobró la vida de 56 indocumentados y dejó cientos de lesionados. El accidente evidenció que si un día las caravanas se convirtieron en la forma más visible de escapar —de manera más asequible y segura— y protestar por la miseria, la criminalización de la migración la devolvió a la clandestinidad y las sombras.

MÁS INFORMACIÓN

La masacre de Tamaulipas: el sueño americano muere en México

Una decena de organizaciones sociales, aglutinadas en torno a la Fundación para la Justicia, resumieron la semana pasada como “un año de retrocesos” en el campo de los derechos humanos para la migración y concluyeron que la frontera con Estados Unidos es “la más letal del mundo”. Según las organizaciones dedicadas a la vigilancia del Estado de derecho, el año que termina “refleja las consecuencias de políticas migratorias fallidas”. Estas también criticaron que, en su intento por frenar la migración, gobiernos como los de México, Honduras, Guatemala o El Salvador han endurecido y militarizado sus políticas migratorias “sin medir el costo humano que implican”. “La tragedia que viven las personas migrantes es dolorosamente cotidiana y muchas veces silenciosa”, señalaron en su informe.

Pocos países como México, lugar de destino, salida y paso de migrantes, resumen mejor la realidad migratoria del continente, inmerso en una de las olas más grandes de su historia. En octubre, México alcanzó un nuevo máximo histórico de solicitudes de asilo con más de 100.000, según las cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar). En los primeros diez meses del año, el número de solicitudes se triplicó con respecto al mismo periodo de 2020 cuando se contabilizaron cerca de 41.000 trámites. Venezuela ha encabezado en años pasados la lista de países de donde proviene la mayor cantidad de solicitantes. La ONU estima que unos seis millones de venezolanos han salido en los últimos años del país latinoamericano sumido en una profunda crisis económica y política.

De enero a octubre, México ha detenido a 228.115 personas y deportado a otras 82.627, cifras que no se habían visto desde hace más de 15 años. Según las estadísticas de Migración, las autoridades han detectado un incremento de más del 1.000% en el flujo migratorio proveniente de Venezuela en los primeros nueve meses del 2021, en comparación con hace cinco años.

Por: Jacobo Garcia

https://elpais.com/
Habilidades

Publicado el

diciembre 26, 2021

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.