La insurrección de los esclavos: La independencia de Haití, 1790-1804

La independencia de Haití fue un hito en la historia de América. Fue ésta la segunda nación libre del continente, y se convirtió en un símbolo al considerarse su revolución como la primera y única de esclavos negros. Este hecho, sin duda, estremeció ese mundo moderno que se estaba forjando. Al igual que los europeos, la elite criolla de las colonias latinoamericanas estuvo al tanto de las nuevas noticias que ocurrían en el Caribe. Muchos se preocuparon sobre el efecto que tendría la revolución haitiana en su sociedad. Otros, en cambio, la vieron como una esperanza.

La insurrección se gestó entre 1790 y 1804, y estuvo marcada por revueltas de las cuales solo una logró su cometido el 1º. de enero de 1804. Pero vale la pena resaltar, desde los rincones de la historia latinoamericana, la solidaridad de Haití con las nacientes repúblicas independientes de América.

Haciendo Historia

Se podría decir que la historia de América se empezó a escribir en Haití. Esta pequeña isla, el primer lugar al que llegó Cristóbal Colón en 1492, fue entonces el escenario de la primera fundación, construcción y establecimiento urbano español en el nuevo mundo: el Fuerte Navidad, ubicado en la parte noroccidental de lo que luego sería Haití. La vida de este fuerte, no obstante, fue corta. Mientras Colón se encontraba en España dando un informe a los reyes católicos sobre su viaje, en el fuerte hubo un alzamiento de los indios taínos que al ser esclavizados para el trabajo minero y agrícola que se desarrollaba, y el maltrato que recibían por parte de los españoles, desató una lucha que tuvo graves consecuencias. Por un lado, los pocos soldados españoles que guardaban el fuerte fueron asesinados. Se dice que algunos fueron incinerados en el momento en que los indígenas del lugar lo incendiaron. Por el otro, para los indígenas las enfermedades traídas por los españoles y las condiciones en que se encontraban debido a su condición, produjeron un notable descenso de la población. Éste sería el inicio de una exterminación silenciosa, pero visible, de los aborígenes, lo que implicó traer nueva mano de obra.

Cuando Colón regresó en 1493 al ver el desastre, decidió recorrer de nuevo la isla y usar los restos del fuerte en la construcción de un nuevo centro para los reyes: la ciudad de La Isabela. Esto hizo que La Española tuviera una división territorial. Mientras Bartolomé Colón fundaba La Isabela, por Real Cédula se decretó un indulto a delincuentes que deseaban instalarse en La Española. Cinco años después se autorizó la introducción de esclavos negros a América. Haití se convirtió en puerto de llegada y salida hacia las colonias de América, lo que implicó que muchos se instalaran allí para trabajar en los cultivos de caña de azúcar. Se iniciaría así la expansión de la producción azucarera y de la conquista francesa de la isla, lo que generó un tratado entre España y Francia. A la parte francesa de la isla se le dio el nombre de Saint-Domingue.

Los esclavos negros serían, entonces, la principal mano de obra para el trabajo en las plantaciones y conformaron una gran población. Allí llegaron, además, muchos piratas que buscaron refugio en la isla y consolidaron el contrabando, en particular el de aquellos piratas negreros a quienes los franceses y burgueses blancos de la isla les compraban mano de obra esclava. Las condiciones en que vivían y trabajaban los esclavos en las plantaciones, fueron el detonante para la rebelión, pues las noticias que venían de Francia, y las que llegaban de Estados Unidos, hicieron eco en las plantaciones.

La batalla de Vertieres y la Independencia de Haití

Mientras Francia se debatía entre la república y la autocracia, en Haití el alzamiento negro se inició al proclamar una reivindicación en la sociedad, en especial su libertad. Esto se consideró como la primera revuelta de los esclavos y con ello los dueños de las plantaciones pensaron que la producción se detendría si se les otorgaban a los negros esos privilegios. Aunque el gobierno francés de 1792 les concedió la ciudadanía a aquellos hombres de color, la libertad estaría más lejos de lo que esperaban. Tal pronunciamiento generó una oposición en los blancos burgueses y blancos artesanos de la isla, quienes tuvieron que aceptar, en 1794, la decisión de la abolición de la esclavitud en las colonias francesas.

El general negro Toussaint Lou-verture, que durante las guerras entre Gran Bretaña, España y Francia participó en los bandos españoles y luego en los franceses con el fin de expulsar a los británicos de la isla vio su objetivo de libertar a los esclavos cada vez más lejano. Luego de varias batallas y estrategias militares para la expulsión de los británicos de la isla, esto se logró a mediados de 1798. Pero las hostilidades entre los mulatos y los esclavos continuaron. Jean Jacques Dessalines y Henri Christophe se unieron a Louverture contra las tropas francesas de Napoleón. Al mando del general Charles-Victor-Emmanuel Leclerc se reconquistó la isla para los franceses y Louverture fue capturado y en 1802, enviado a Francia y enjuiciado por Napoleón.

Al morir Louverture en Besanson en 1803, su lugar como general de las tropas rebeldes esclavistas lo tomó Dessalines, quien derrotó a los franceses en la sangrienta batalla de Vertieres y proclamó la independencia de Haití el primero de enero de 1804.

Haití y las nacientes repúblicas

Considerado como el padre de la nación, Dessalines formó un nuevo gobierno en Haití. En 1806, Dessalines fue traicionado por sus colegas Henri Christophe y Alexandre Petión, y fue brutalmente asesinado. Se inició un nuevo gobierno que apoyaría más adelante las luchas independentistas de las nacientes repúblicas americanas, como Colombia y Venezuela. El apoyo con armas y provisiones se dio a cambio de las promesas de emancipación de los esclavos en las repúblicas.

*Natalia León Soler. Historiadora, Universidad Externado de Colombia

Bibliografía

  • Casimir, Jean. Haití acuérdate de 1804. México, Siglo XXI Editores, 2007.
  • Córdova-Bello, Eleázar. La independencia de Haití y su influencia en Hispanoamérica. Caracas, Instituto Panamericano de Geografía e Historia, 1967.
  • Franco, José Luciano. Historia de la revolución de Haití. La Habana, Instituto de Historia, Academia de Ciencias, 1966.
  • Ott, Thomas O. The Haitian revolution. 1798-1804. Knoxville, The University of Tennessee Press, 1995.

 

Habilidades

Publicado el

enero 6, 2021

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.